El tatami de full contact no necesita tanto grosor como otras disciplinas en las que se trabajan las proyecciones. Por eso es más ligero y más económico.